IASP y dolor de cabeza.

En Octubre finaliza el Global Year Against Headache, el año de lucha global contra el dolor de cabeza.

La IASP (Asociación Internacional para el Estudio del Dolor) ha publicado un dossier que recoge el estado actual de las convicciones, frustraciones y esperanzas de la Comunidad Científica Internacional tras un año en el que se ha pretendido luchar desde todos los frentes frente a esta plaga del dolor de cabeza.

¿Desde todos los frentes?

No lo creo.

El extenso dossier reproduce, con algunos toques de inciertos avances en el cerco genético a la migraña, lo que ya se decía antes del año de lucha. Tras la brega, todo sigue en su sitio: los genes y desencadenantes en la Casa Oficial y la neurociencia del dolor, fuera de ella.

En el dossier hay lugar prominente para las moléculas, con el glutamato como nueva estrella, y pierde relevancia hasta llegar prácticamente a desaparecer, la vieja teoría vascular. Ya casi nadie da un duro por ella. La murga de las “cefaleas vasculares”, que ha presidido las más solemnes jornadas de expertos en migraña toda la segunda mitad del siglo XX, parece que ha perdido voz y voto. Tampoco hay rastro de la “Teoría trigéminovascular”. Parece que, al menos, hemos dejado de aplicar la lupa a las terminaciones intra y extracraneales del trigémino y la orientamos al cerebro. Algo es algo.

La migraña es fruto de una “disfunción cerebral”. Avanzamos.

Tras el pavoneo molecular hay algún escuálido párrafo para lo no farmacológico. Con apreturas allí está la acupuntura, el biofeedback, la terapia cognitivo conductual e, incluso, la homeopatía (aunque sólo sea para opinar que no hay evidencias…).

La referencia al papel central del cerebro es un espejismo.

El problema está en el cerebro… alguna molécula anda descarriada. Antes era la serotonina pero anda en horas bajas. Ahora se lleva el glutamato. Es un aminoácido excitador. El cerebro migrañoso es demasiado sensible. Sufre calentones con cualquier minucia. Antes se pensaba que el calentón surgía de las terminaciones del trigémino o de músculos recalentados por la contractura. Nada de eso: hay demasiado glutamato donde no debe. No hay glutamato malo o bueno. El glutamato es glutamato. Alguna desviación genética hace que, quizás, lo que falla es su recaptación. Se libera una cantidad normal de glutamato normal (glutamato) pero no se retira del lugar y el resultado es que la red funciona bajo un régimen de demasiado glutamato. Se reedita la propuesta de los recaptadores de moléculas, tan exitosa con la serotonina (prozac).

Leyendo el dossier de la IASP parece que hay una doctrina del dolor para “el cuerpo” y otra para la cabeza. Supongo que el dossier se ha encargado a neurólogos de pro en esto del dolor de cabeza y me temo que el contenido refleja su posición al respecto, absolutamente alejada de la Teoría general del dolor, que la propia IASP promueve.

- La migraña es una enfermedad cerebral genética. Olvídese de todo lo que le hemos contado estos años de “lo trigémino y lo vascular”. Probablemente tiene usted problemas con el glutamato.

La lucha global contra el dolor de cabeza no es tan global como proclama. Señala al cerebro pero no ve más allá del glutamato.

Dice la IASP que el dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con una lesión presente o potencial o descrita en términos de la misma.

Habitualmente todas las reflexiones sobre dolor comienzan con esta definición… salvo las referidas a la cabeza en boca de neurólogos.

Día Europeo de Acción contra la migraña: publicidad del botox

Año de Lucha Global contra el dolor de cabeza: cosas del glutamato…

- ¿El cerebro dice? Seamos serios

About these ads

Acerca de arturo goicoechea

Born in Mondragón, Guipúzcoa, in 1946. Head of the Neurology Department at the Santiago Hospital in Vitoria (Álava), Spain. Published books: Jaqueca, 2004. Depresión y dolor, 2006. Cerebro y dolor (Esquemas en dolor neuropático) 2008. Migraña, una pesadilla cerebral, 2009.
Esta entrada fue publicada en Medicina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a IASP y dolor de cabeza.

  1. Diana dijo:

    Gracias por el articulo , interesante .
    No entiendo , el glutamato tiene que ver con la memoria , y otros, pero tiene que ver con el sistema nervioso y con la inflamación de venas y arterias?
    Yo ne tomo Esertia tiene algo que ver con el glutamato ,?
    Es posible que algunos medicamentos que nos han ido recetando ya tubieran que ver con el efecto de esta molecula?
    Como ve estoy hecha un lio.
    Sacaran ahora que han llegado a esta conclusión medicacion nueva?
    Gracias por todo.

  2. Diana: el glutamato es un neurotrasmisor, una molécula mensajera. El cerebro utiliza el glutamato para activar circuitos. Hay cerebros más o menos excitables, de nacimiento, por genética, y a lo largo del aprendizaje los circuitos van seleccionando las respuestas en función del conocimiento adquirido. Lo importante son las decisiones, si se ajustan razonablemente a la realidad. La liberación de glutamato depende de esas decisiones.

    El empeño de reducir todos los problemas a unas pocas moléculas es absurdo. Olvídate del glutamato.

    Saludos

  3. Mar dijo:

    Arturo, estoy convencida que la IASP (en algún momento) le devolverá al cerebro su lugar. San Martín es el comienzo y ya no hay vuelta atrás.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s